lunes, 9 de diciembre de 2013

Lo primero, un contenido de calidad.

Cuando alguien se inicia en este terreno, lo primero que le llama la atención es la terminología. Parece diseñada para que nadie se entere de lo que se está hablando... Y la verdad, para eso, ya tenemos a los abogados.

SEO es un acrónimo inglés de "Search Engine Optimization", o sea, "Optimización para Motores de Búsqueda". Un especialista en SEO, lo que debe de intentar simplemente es que cuando alguien busque algo en un buscador (como Google), su página sea la primera que aparezca.

Es evidente que si estamos publicando algo en Internet, queramos que la gente llegue a lo que queremos ofrecerle. Por ejemplo, si tenemos una tienda, cuanto más visitas tengamos, más posibilidades habrá de vender nuestros productos.

Existe gente, que vende sus servicios como "especialistas en SEO", y ciertamente, siempre que hay un algoritmo para establecer el orden en el que aparecen las páginas, se puede intentar trucar para salir los primeros... Sabido ésto...

¿Qué dice Google?


El algoritmo que utiliza Google es secreto, y por lo tanto, nadie lo conoce a ciencia cierta. Existen resultados empíricos que pueden demostrar que en un cierto momento, realizar algunas acciones puede hacer avanzar puestos; pero en otro momento, podría hacer retrocederlos. Google se esfuerza en evitar que alguien pueda interferir en los resultados, pudiendo incluso penalizar a quiénes realicen determinadas prácticas para escalar puestos.

Google recomienda que se recurra a expertos para hacer las cosas bien. Lo importante es el contenido, y un experto podrá hacer que la web sea más atractiva, esté mejor estructurada, utilice técnicas de programación y diseño actualizadas y no tenga errores; pero al final, lo que importa es que el contenido sea de calidad y los usuarios lo evalúen correctamente. El tiempo hará el resto.

Así pues, si no tenemos buen contenido, todo lo que hagamos contratando a un especialista en posicionamiento, o pagando por anuncios será en vano.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Empezando, que es gerundio.

Mucho ha cambiado la informática desde que viejos dinosaurios como un servidor escribieron su primera línea de código. Hasta hace un año, estaba acomodado en un puesto de responsable técnico en una delegación de una importante empresa de transportes, donde mis conocimientos acumulaban montañas de polvo y de telarañas. Conocía las herramientas que usaba esa empresa, pero no me estaba reciclando.

Hace un año


Tras perder el puesto de trabajo y solucionar unos temas personales, me decidí a regresar a la programación y al estudio de las tecnologías Web, que sólo había tocado de pasada en la integración de clientes con la empresa de transportes.

Tras unos meses reciclándome, me ofrecieron un puesto como programador Magento en una nueva tienda online de materiales para mascotas que ya está operativa y funcionando desde hace 6 meses. Ahora me ofrecen aceptar el reto de dedicarme al posicionamiento de dicha tienda.

¿Puede un dinosaurio como yo aceptar ese reto?
¡A Dios pongo por testigo que no volveré a quedarme obsoleto! Si lo que toca es posicionar páginas Web, habrá que aprender a hacerlo, y he decidido compartir mi experiencia con ustedes.

Hace 3 meses inauguramos una segunda tienda online, en este caso venta de cosmética, parafarmacia y alimentación.

Te invito a que compartas conmigo esta experiencia.

¿Me sigues?